Este espacio esta pensado y creado con mucha ilusión y mimo para que podáis compartir vuestras experiencias, vuestros relatos, vuestros recuerdos…lo que sea!

Para mí es maravilloso sentir vuestra presencia aquí, en esta casita, llenando este espacio de vosotr@s …Poniendo palabras a todos esos momentos compartidos que guardo en mi corazón. GRACIAS!!! 

Carol Selas

Estando embarazada de mi primer hijo, un día descubrí la palabra doula. Para mí en aquel momento era difícil imaginar que alguien pudiera acompañarnos en un momento tan íntimo, aunque entendía la idea del acompañamiento que una doula pudiera ofrecer a una mujer de parto.

Para mí se trataba de aportar ese sostén de tribu. No sé porqué, siempre he imaginado a las mujeres pariendo en tribu, en un círculo de más mujeres que la acompañan, que la sostienen, que la arropan... Y sé que no tiene porqué ser así, que seguramente muchas mujeres en la historia han parido solas. Pero a mí siempre se me ha antojado así! Quizás esas mujeres que parían solas tenían esa energía femenina dentro de sí mismas, sintiendo la fuerza de sus ancestros, de cada una de las mujeres que las precedieron en ese momento...

Yo, sinceramente, no me imaginé siendo acompañada por nadie más que por mi chico.

Pasé un bello embarazo, y un parto largo y cansado, algo desconectada del proceso, sobre todo en las horas finales. Me dejé llevar por lo que ocurría a mi alrededor, más que por lo que ocurría en mi interior. Y fue un gran aprendizaje para mí, una apertura a la conciencia.

Me preparé para el embarazo de mi pequeña, antes incluso de que ella anidara en mi vientre.  Y realmente había una cosa que había resonado en mí desde pocos meses después del primer parto, y era que para la próxima quería tener una doula a mi lado. Y además, sabía a quién necesitaba, no podía ser otra.

Se lo pedí a Paula en octubre y en diciembre me quedé embarazada.

Durante el embarazo charlamos mucho, por mail, por mensaje, nos vimos... Además, tuve la suerte de que compartimos embarazo, ella esperaba también a su brujita.

Siempre con las palabras idóneas, siempre con un abrazo preparado, siempre un hombro para sostener mis lágrimas, que las hubo pues fue un embarazo removido. Es difícil explicar con palabras lo contenida que me sentía a su lado, lo PERFECTO que fue todo.

Gracias a ella me redescubrí, destapé a todas las mujeres que llevo dentro, a las que me precedieron. Encontré la fuerza que necesitaba, me parí a mí misma de nuevo.

No es que tuviera para ello una técnica más complicada que simplemente escucharme y poner en orden mis ideas y emociones juntas, aportando la serenidad y la paz que necesitaba, la escucha activa, insuflándome confianza en la vida y en mí misma y mi bebé.

Me enseñó de la perfección de las cosas. Porque todo es perfecto tal cual se da, todo nos aporta crecimiento si deseamos trabajarlo.

“Trabajamos” con la respiración, guau! Esa que me había acompañado desde mi primer aliento, que es inconsciente, de repente se convierte en una aliada super potente, de repente se transforma en consciente y me libera y me arraiga al presente, y me lleva a las estrellas. Qué descubrimiento... qué herramienta para la vida.

“Trabajamos” con la pelvis, que se desbloquea y se transforma, y me doy cuenta poco a poco de que sé bailar, y sobre todo, de que soy capaz de bailar, porque lo hago el día de la danza más maravillosa del mundo, el día de mi parto y el nacimiento de mi pequeña. Mi pelvis se hace libre, la hacemos libre, la hago libre.

“Trabajamos” con las afirmaciones. Trayendo lo que quiero a mi embarazo y a mi parto, lo que necesito, lo que sueño. Porque el parto hay que soñarlo, y se puede llamar a lo que quieres de muchas maneras, eso me muestra Paula.

Y muchas otras cosas... estuvo maravillosa desde antes siquiera de quedarme embarazada hasta el postparto. Acompañándonos llena de amor, siempre atenta a lo que necesitaba. Su luz nos llenaba el corazón a cada instante.

Y en el parto, no puedo expresar lo agradecidos que nos sentimos. Por mucho que contara, no estaría siendo fiel a la realidad. Me emociona recordar... Ella estaba sin estar.

Siento que se anticipaba a mis deseos, que cuando sentía sed tenía agua, que cuando necesitaba oscuridad, la tuve, que cuando llegaba la contracción, sentía el calorcito que necesitaba en el sacro, etcétera, etcétera, etcétera. Y todo esto como con una conexión con mi yo más profundo, el que no podía hablar ni pensar porque estaba en nuestro viaje hacia el encuentro. MARAVILLOSA. No encuentro las palabras.

Paula ha sido la mejor acompañante, nos ha llenado de dicha, nos ha abrazado desde el principio al fin, y a mi, me ha ayudado a crecer, a reencontrarme. Gracias.

Lo que sentí cuando la conocí fue una sensación especial que me llevó a verla en ese momento, a soñarla a nuestro lado...

...y ahora, aunque no la “necesito” de la misma manera en que la necesitaba entonces, SÉ que si volviera a parir, mil veces más estaría a nuestro lado, sin dudarlo.

 


Mónica

Llevaba un tiempo con la idea de tener un parto natural ya que en el parto de mi primer hijo no fue todo lo esperado, después de 16 horas nació con fórceps, mi niño con un montón de marcas en la cara y cabeza...creo que por eso tiene un ojo un pelín más caído que el otro, y yo con mucha perdida de sangre y una infinidad de puntos. Ni siquiera me preguntaban o comentaban que es lo que iban a hacer...Yo allí subida, con las piernas abiertas y los médicos trabajando a su merced.

Conozco a Paula desde hace unos 13 años, sabía a lo que se dedicaba, sabía que me ayudaría, pero...nos separaban cientos de kilómetros con mar de por medio.

Un día, cuando estaba de 12 semanas, le mandé un mensaje explicándole lo que me había pasado y no quería que se repitiese. Ella se mostró súper ilusionada y en ese momento me llamó, estuvimos hablando y me hizo sentirme comprendida y que todo lo que me pasaba era normal...el miedo al rechazo del qué dirán, no al dolor si no a no saber manejar la situación.

Quedamos en que seguiríamos en contacto, hablando por teléfono y por mail.

Me sentí muy acompañada y comprendida. Si tenía miedos o dudas, en cualquier momento le podía escribir un mensaje donde estábamos ella y yo solas, con total libertad para decirnos lo que sentíamos y Paula me ayudaba.

Recuerdo perfectamente que cuando fui a tener a mi bebé, cuando venía el dolor venían a mi mente palabras y respiraciones que me había dicho Paula.

Ya han pasado dos años y me sigo emocionando. Gracias.


Maria José

Mi experiencia con Paula es algo especial!!!Desde el minuto uno cuando la vi y hablé con ella ya me inundaba de alegría y de paz. Una paz interior que no podría describir. A pesar de nuestra distancia la siento cerca de mi, transmitiéndome paz y ese subidón de energía...

Ella me sigue acompañando a través de whatsapp o por aquí. Sólo saber que está ya me siento feliz.

Estoy en ello de volver a ser madre porque se que ella estará a través de la distancia!! Y lo quiero compartir con ella...Un beso muy fuerte.


Berta

Berta webCuando conocí a Paula, un maravilloso ser crecía dentro de mí. Un embarazo concebido y vivido desde la conciencia  y la presencia; por ello, desde un buen inicio me planteé el porteo con fular, y para mí, un buen asesoramiento era básico. Lo encontré con Paula, que con su experiencia como mamá y profesional que se dedica a ello, desde el respeto, me informó, clarificó y enseñó acerca del porteo. Así descubrí cuál era el tipo de fular que mejor se adaptaba a mis necesidades, en mi caso el fular elástico es el que escogí, y sin lugar a dudas,  puedo decir que acerté de lleno.

Nada más nacer mi hija Blau, la envolví con ese dulce tejido y la abracé (como si en una nube estuviéramos las dos), la porteé, recreando así de nuevo nuestro reciente embarazo… Puedo asegurar que la sensación de unión, de fusión entre madre e hija se hace realidad. Cuánta razón tenía Paula cuando me predijo que así sería! Y tan importante es escoger el tipo de fular como el saber la correcta posición en que se sentirá más cómodo el bebé (piernas en ranita). Ya prontito daremos paso al fular de tela, perfecto para las necesidades que me va pidiendo mi bebé. Y como no, la mochila de porteo para papá! Para que él también tenga la oportunidad de sentir esta fantástica sensación! Un asesoramiento por profesionales es requisito imprescindible. Mediante el porteo, ya sea en fular o en mochila, el maravilloso vínculo entre mamá-papá-bebé se mantiene vivo.

El fular fue del hilo que fui tirando… Este era un comienzo de muchas otras sorpresas…En ese momento yo tenía mi Doula a unos cuantos kilómetros de distancia, así que con Paula encontré, sin pretenderlo, una proximidad emocional que me permitió un desarrollo intrínseco muy especial entre mi bebé y yo. Su experiencia como Doula me permitió compartir su sabiduría con la de mi Doula. Pronto surgió la sed de saber más, de sentir más acerca de mi maternidad. Así que a través de los cursos, talleres, charlas, artículos y encuentros que impartía Paula, surgió dentro de mí un cóctel de emociones lleno de amor y de buenas sensaciones. Un grato recuerdo es el de la conexión con mi bebé, en el que tomé conciencia y preparé mi cuerpo y mente para mi parto. Una visualización del camino que tomaría mi bebé en ese día, fue un regalo muy especial y emotivo que me hizo Paula; que junto con otras compañeras también me llevé buenos recuerdos. Sentía que estaba preparada para dar la bienvenida a mi hija Blau. Sentía seguridad, confianza y mucho Amor.

Gracias por todo ello Paula. Un abrazo! Un beso!

                                               Blau y Berta

 


Anita, Mamá de Frida

Tengo la suerte de haber conocido a Paula antes de quedar embarazada de mi hermosa princesa...Existe un antes y un después en mi vida desde el día que me enteré de su llegada. Yo estaba feliz, Frida era muy deseada, sólo que no tenía idea del valor y de la fuerza de una madre y Paula se encargó de  que los encontrara dentro de mí, recordándome ese poder y acompañándome durante las 42 semanas y media que Frida anidaba dentro de mí.

Ha sido maravilloso poder tenerte a mi lado ( aunque físicamente no estuvieses en el quirófano) siempre estuviste presente y quiero aprovechar para darte las gracias otra vez...

Gracias por hacer que viviera el embarazo más hermoso que se pueda tener.

Gracias por ayudarme a descubrir mi pelvis y su poder, por recordarme que soy una mamífera y confiar en que se lo que es mejor para mi cachorra..

Jamás habría aceptado la cesárea por la que decidió llegar Frida. Gracias por tus palabras que me resonaban en los momentos de debilidad. Gracias por saber estar siempre...Frida, Rocco y yo te tendremos en el corazón por siempre. Gracias, gracias, gracias.


Parto y Movimiento

“Trabajamos” con la pelvis, que se desbloquea y se transforma, y me doy cuenta poco a poco de que sé bailar, y sobre todo, de que soy capaz de bailar, porque lo hago el día de la danza más maravillosa del mundo, el día de mi parto y el nacimiento de mi pequeña. Mi pelvis se hace libre, la hacemos libre, la hago libre.

*Carol. Parto y Movimiento®

Parto y Movimiento

Unas clases muy especiales que te hacen sentir experiencias inimaginables de relajación y conexión con tu cuerpo, tu bebé y tu pareja. Lo recomiendo mucho a padres y futuros padres ya que a mí me abrió un nuevo mundo de ver a mi cuerpo y sus formas de ser. Lo recomiendo sin dudarlo.

*F. Parto y Movimiento®

Parto y Movimiento

Ha resultado ser, frente a mis expectativas, una experiencia muy divertida y entretenida, a la vez que sensitiva y de complicidad.

*J. Experiencia de un papá que vino a las clases de Parto y Movimiento® 

Parto y Movimiento

La experiencia compartida con las futuras mamis y Paula está siendo muy enriquecedora y llena de sensaciones positivas que sin duda me están ayudando a disfrutar del proceso del embarazo y preparándome para el nuevo rol de mami, aportándome mucha energía y confianza en mí.

*C. Parto y Movimiento®

Parto y Movimiento

Me ha gustado mucho. Con mucha sensibilidad. Me ha ayudado a conocer mejor mi pelvis y a estar más confiada en ella, en que todo irá bien en el parto. Gracias!

* I. Parto y Movimiento®

Parto y Movimiento

Muchas gracias por compartir el amor y conocimiento sobre el poder y la fuerza natural que tenemos todas las mujeres para acompañar a nuestro bebé en el camino de su nacimiento. He conocido la forma y magia de mi pelvis y me voy mucho más tranquila sabiendo que podremos hacerlo juntos.

*Ana. Parto y Movimiento®

Parto y Movimiento

Tomé conciencia y preparé mi cuerpo y mente para mi parto.

*Berta. Parto y Movimiento®

Parto y Movimiento

Muchas gracias por compartir el amor y conocimiento sobre el poder y la fuerza natural que tenemos todas las mujeres para acompañar a nuestro bebé en el camino de su nacimiento. He conocido la forma y magia de mi pelvis y me voy mucho más tranquila sabiendo que podremos hacerlo juntos.

*Ana. Parto y Movimiento®

 

Más momentos compartidos…

  • REFLEXOLOGÍA PODAL INFANTIL
  •  

     

    Te apetece compartir tu experiencia? <3

    Puedes pinchar en la imagen del sobre y rellenar el formulario si deseas dejar tu testimonio.

    Muchísimas Gracias!